Zazen: ¿Solo una técnica para principiantes?...

Zazen: ¿Sólo una técnica para principiantes?
Hay un error que el maestro Dôgen denuncia en el Zazenshin, que consiste en pensar que zazen es bueno sólo para los principiantes y que no es una práctica necesaria para los budhas, para quienes han despertado.
Actualmente hay muchas personas que piensan así. Escuchan conferencias, leen libros, piensan que ya estamos naturalmente despiertos y que, por tanto, no se necesita practicar. Pero pensar de este modo es apegarse simplemente a una concepción imaginaria acerca del despertar, en la que el despertar se vuelve una idea pero no una experiencia real. Este error surge cuando se piensa en términos de progresión, de etapas: hay, por ende, una práctica para principiantes y, luego, una ausencia de práctica para los despiertos, como si la práctica sirviera solamente para conseguir el despertar y se tornara inútil tras él. Es una visión utilitaria, una visión dualista, que separa la práctica y la realización, reduciendo la práctica a un mero medio, una herramienta para permitir que el ego consiga lo que busca. Con semejante mentalidad, uno jamás podrá hacer realidad el verdadero despertar, que reside en la práctica de cada instante, en la que se abandona todo espíritu de separación, toda dualidad, y en la que el cuerpo y la mente se vuelven realmente uno con la Vía a cada instante, más allá de los pensamientos, de los deseos de lograr una condición especial que se llama despertar”.
Así pues, la práctica de zazen no está reservada a los principiantes. En realidad, en toda la historia de la transmisión del zen, todos los budhas, todos los maestros, han continuado con la práctica, más allá del satori, más allá del despertar. Ninguno se detuvo y dijo que ya no necesitaba practicar. Incluso Budha continuó con el zazen durante toda su vida. El maestro Deshimaru, hasta sus últimos días, seguía el zazen a pesar de su enfermedad. Practicar zazen significa ser un eterno principiante. Seguimos practicando zazen con la mente del principiante, que es siempre nueva, que se concentra solamente en la práctica del aquí y ahora, receptiva a la novedad de cada instante. Aunque los días se sucedan y acaso se parezcan, al igual que la práctica, la configuración en la que nos encontramos a cada instante es siempre nueva. Es como el agua del río: es siempre el mismo río el que pasa, pero el agua es siempre diferente. La vida es así: si no, no habría vida. La vida de Budha, la vida despiertaconsiste en armonizarse plena  y gozosamente con ello, que es la verdadera liberación. No hay liberación fuera del estar en armonía con el orden cósmico, con la realidad.

Roland Yuno Rech
Manual de meditación Zen

Comentarios

  1. En todo el Universo , de los cinco dedos de la mano, sobran dedos del número de despiertos que existen. El Despierto se puede ver y medir, simplemente porque obra milagros, lo demás como decia Dogen " Estando en medio del océano nos quieren hacer creer que no hay agua "

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Principiantes, veteranos, no despiertos, Despiertos: seguir practicando.
      Gracias Francesc.
      Gasshô.

      Eliminar
  2. Estaclaro Angel, comenzar y recomenzar, practicar y practicar hasta el fin de nuestros dias. Sobre los despiertos (dormidos) habria que ver y medir.
    Gracias a ti, Angel

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Enseñando con el silencio.

Cada día es un buen día.