Que mi manto...


¡Que mi manto de monje
pueda ser suficientemente grande,
para proteger a todos los seres sufrientes,
en este mundo de impermanencia!



Comentarios

Entradas populares de este blog

Enseñando con el silencio.

Cada día es un buen día.

Zazen: ¿Solo una técnica para principiantes?...