El lugar ni caliente ni frío...


Una vez un monje en formación preguntó al Gran Maestro Dongshan (Tozan Ryokai en japonés) “¿Cómo puedo evitar el frío y el calor?”.
Probablemente hacía un calor abrasador durante una tarde de verano, o un frío glacial durante una mañana de invierno, tan extremo que un monje no podía tolerarlo.
La pregunta del monje sonaría irrelevante en esta época de acondicionadores de aire y calefacción. Pero aunque tengamos aire acondicionado y calefacción en nuestras casas, al salir de ellas nos damos cuenta de que no se han encontrado todavía formas de evitar las inclemencias de la naturaleza.
Dongshan dijo “¿Que tal si vas a un lugar que no sea caliente ni frío?”.
“¿Qué lugar es ese, sin frío ni calor?”. Aparentemente el monje en formación pensó que en alguna tierra lejana existía un lugar como ese, pero Dongshan le explicó “Cuando haga calor, hazte uno con el calor, y cuando haga frío, hazte uno con el frío. Ahí está el lugar que no es caliente ni frío.”.
Mientras vivamos dentro de la naturaleza no podemos evitar el frío ni el calor, pero sí podemos liberarnos de la mente que les teme, se siente incómoda, o molesta con ellos.
Tomado de: https://global.sotozen-net.or.jp/spa/library/stories/vol05.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cada día es un buen día.

Enseñando con el silencio.

Zazen: ¿Solo una técnica para principiantes?...