Cuando me siento frente al muro...

Soy un monje budista y soy también el marido de mi mujer y el padre de mis hijos. Cuando estoy con mi familia, soy un padre, por tanto desarrollo ese papel. Cuando doy una conferencia, soy un enseñante y por tanto lo hago lo mejor que puedo para hablar de las enseñanzas de Dōgen Zenji de forma comprensible, si bien no se con qué éxito. Estos roles son como trajes que me pongo en distintas situaciones, y me definen según el rol que intento adoptar en ese momento. Pero cuando me siento frente al muro, no soy ni padre ni un monje budista. En ese momento no soy nada, soy vacío, soy tan solo quién soy. Esta es la liberación de mi vida kármica. Naturalmente esto no significa que zazen sea fácil o indoloro...

Dejar caer el cuerpo y la mente (fragmento)
Soaku Okumura, Monje Sôtô Zen japones, 1948, discipulo de Kosho Uchiyama

Genjōkōan, Una chiave per la comprensiones dello Shōbōgenzō di Dōgen.
Ubaldini Editore, Roma 2012
Traducción, Roberto Poveda Anadón. La Cañada 2013

Comentarios

Entradas populares de este blog

Zazen: ¿Solo una técnica para principiantes?...

Cuando hacemos gassho...

¿Es necesario seguir a un maestro?