Cuando uno se mira...

Cuando uno se mira en el espejo de zazen, no puede mentirse. Zazen nos ofrece una mirada sobre nosotros mismos más autentica y fundada en el no-miedo. Observamos nuestras ilusiones sin identificarnos con ellas, las ilusiones son yo; pero yo no soy ellas. Esta superación nos acerca a nuestra verdadera naturaleza, infinita e ilimitada. No mentir es también ver esto sin atarse a ello. Ser uno mismo implica desapegarse de cualquier idea a propósito de uno mismo: sin este desapego podríamos quedar como Narciso, prisioneros de nuestro egotismo.

Zen o despertar en la vida diaria (Fragmento)
Roland Yuno Rech, maestro zen.

Comentarios

  1. El Camino es como el filo de la katana, muy pocos tienen suficiente equilibrio para transitar sobre él, quien lo consigue, todo y con ello se hace cortes en los pies.

    ResponderEliminar
  2. No es cuestion de arriesgarse, la cuestion es haber nacido para ello.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cada día es un buen día.

Enseñando con el silencio.

Zazen: ¿Solo una técnica para principiantes?...