Observar con calma...

El objeto de la meditación es la mente. Meditar no consiste en cerrar la mente o anestesiarla, sino en hacerla libre, lúcida y equilibrada.
Así pues, el Zen es un camino práctico que deriva en una apertura y revelación de la verdadera naturaleza del ser. El zen es un continuo descubrimiento de la verdad. Esto acontece al observar con calma la fugacidad de los fenómenos cambiantes. Para saber lo que el Zen es, y especialmente lo que no es, no hay otra alternativa que practicarlo. En el Zen, lo fundamental es la experiencia personal. El Zen insiste en la vivencia interior.
Denkô Mesa, maestro zen
(Fragmento de la prim
era enseñanza del Retiro Zen de Primavera 2018)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cada día es un buen día.

Enseñando con el silencio.

Zazen: ¿Solo una técnica para principiantes?...