Montaña y nubes.

Las nubes blancas descienden y se desvanecen.
Sola, poderosa y alta, la cima de la montaña verde domina, eclipsando los cien montes.
Nadie puede alcanzar esta cima, nadie puede conocerla.

Maestro Keizan Jokin, Japón, 1268-1325

Durante zazen nuestro espíritu se vuelve transparente, puro. Vuelve a encontrar su condición normal. Esta es la razón por la que las nubes blancas desaparecen, y la gran montaña verde se yergue solitaria.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cada día es un buen día.

Enseñando con el silencio.

Zazen: ¿Solo una técnica para principiantes?...