Enseñando con el silencio.


Conocí a un viejo
maestro zen, y me gustó
lo que no decía.
Kuei Shan Lin Yu, China, 771-853


Existe un maestro único y es superior a todos los demás: es aquel que actúa en silencio. Es paciente, tiene certeza de lo que hace, da lo mejor de sí, es incondicional, contribuye a tu felicidad y sobre todo, vela por tu integridad y bienestar.  El mejor maestro no espera reconocimiento, sabe quién es y evita enredarse en juegos de ego frente a los otros maestros.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cada día es un buen día.

Zazen: ¿Solo una técnica para principiantes?...