Entradas

El Óctuple Sendero (5/..) - El modo de vida justo.

   .../... El modo de vida justo Viene después lo que llamamos el modo de vída justo, es, en primer lugar, la actividad profesional, Cómo ejercer una actividad profesional que no traicione lo que hemos podído comprender de la Vía a través de nuestra práctica de zazen. Esto consiste en evitar las profesiones que son causa de sufrimiento. Por ejemplo, no serían profesiones justas las que creen sufrimiento a los animales, a los seres vivos, que provoquen contaminación, profesiones tóxicas, peligrosas, comercio con armas, drogas, productos nefastos para la salud. De hecho, generalmente, la gente que empieza a practicar zazen al cabo de cierto tiempo se pregunta sobre su compromiso profesional y, a menudo, vemos que la gente evoluciona al cabo de los años hacia un deseo de tener una profesión que les permita expresar mejor cierto sentido de la solidaridad, un deseo de ayudar a los demás. Pero, cualquiera que sea nuestro compromiso profesional, la manera de ejercer la profesión es lo que hac

El Óctuple Sendero (4/..) - La acción justa.

  .../... La acción justa Despues, la acción justa es la acción que respeta los preceptos (que no son sino la expresión del despertar como decía Bodhidharma, a fin de cuentas todos los preceptos están contenidos en la naturaleza de buda). El sentido del despertar en la Vía del Zen es despertar a nuestra verdadera naturaleza. Si despertamos a nuestra verdadera naturaleza, respetaremos los preceptos, no podremos hacer ningún mal ni hacer sufrir a los demás porque nos animará un sentimiento de compasión y, por consiguiente, los preceptos serán inutiles. Pero antes de esto hay que recorrer a menudo un largo camino para abandonar los condicionamientos, para purificarse de los venenos que frecuentemente nos hacen actuar con avidez o agresividad. En este caso los preceptos son evidentemente un buen guía para evitar crear  que es la acción justa por excelencia. sufrimiento y caer en acciones que no son justas. En el ámbito de la acción están especialmente los preceptos de no matar, no robar, n

El Óctuple Sendero (3/..) - La palabra justa.

.../... La palabra justa El tercer aspecto del Óctuple Sendero -entramos en la ética- será la palabra justa. Por palabra justa no entendemos sólo una palabra que enuncia una enseñanza justa del budismo,  las Cuatro Nobles Verdades, por ejemplo. Por palabra justa entendemos sobre todo evitar la mentira y, a la inversa, expresarse de forma verdadera, auténtica. Es también una palabra que evita herir, hacer sufrir. Así que la manera de hablar es muy importante, cómo nos dirigimos a las personas. No es solo lo que les decímos, sino cómo lo decímos: evitar ofender, herir y al contrario desarrollar una palabra de amor, de comprensión, una palabra de consuelo; utilizar la palabra en la idea del pensamiento justo, es decir como medio para ayudar y no como medio para vanagloriarse, para tener poder, para mostrar conocimientos y, más aún, para engañar a los demás con mentiras. De hecho las palabras de amor ( aigo ) forman parte de la palabra justa y para Dogen eran uno de los cuatro grandes medi

El Óctuple Sendero (2/..) - La comprensión justa.

.../... La comprensión justa Lo que llamamos la comprensión justa es esencialmente la comprensión de la enseñanza de base del Buda, es decir de las Cuatro Nobles Verdades. La primera de estas nobles verdades es la conciencia de que la vida no nos satisface por varias razones. A menudo traducimos  dukka  por "la vida es sufrimiento". Pero, evidentemente, no se trata sólo de un sufrimiento ordinario. Se trata de que la vida es impermanente y de que, incluso si contiene felicidad, esa felicidad es efímera. Por consiguiente, en el instante mismo en que sentimos la mayor felicidad, siempre tenemos un punto de angustia, la inquietud de que no dure porque está condicionada por muchas circunstancias, lo que hace que, incluso si somos felíces, sabemos que no durará eternamente. Es, de alguna manera, como el gusano en la fruta que causa sufrimiento y nos hace conscientes del carácter insatisfactorio de la existencia. Creo que es el punto esencial que provoca lo que llamamos el espíritu

El Óctuple Sendero (1/..) - El Óctuple Sendero.

  El Óctuple Sendero Lo que llamamos el Óctuple Sendero es en realidad la Vía del Buda, es la quintaesencia de su enseñanza.  Comenzó a enseñarlo en el sermón de Benarés, tras su despertar. Enunció lo que él llamaba llamaba la Vía del Medio a partir de las Cuatro Nobles Verdades, la cuarta era el Óctuple Sendero. Este Óctuple Sendero explica cómo practicar para avanzar por el camino de la liberacón y experimentar en esta vida un estado de fin del sufrimiento y de liberación. La Vía que el Buda enseñó a lo largo de su vida no fue sino modulaciones de este primer sermón y, sobre todo, de lo que él llamaba el Óctuple Sendero. De una u otra manera retomó este tema durante cuarenta y cinco años, e incluso los más grandes textos del Mahayana no son más que modulaciones de aquél. Éste es uno de los importantes temas que me gustaría desarrollar puesto que a menudo tenemos la idea de que el Óctuple Sendero es la enseñanza del pequeño vehículo, del Hinayana, por oposición a la enseñanza del Maha

Diez Fundamentos de una Vida Ética

  Los Diez Fundamentos de una Vida Ética 1.-  Vivir una vida fundada en el reconocimiento y la r ealización de que    estamos unidos a todo, estableciéndonos  en una relación de intimidad con lo vivo, absteniéndonos de  quitar la vida, protegiéndola y reverenciándola. 2.-  Vivir una vida fundada en el reconocimiento y la  realización de que nada nos pertenece, practicando el  don  en  unidad el dador, la ofrenda y el que la recibe;  absteniéndonos de robar, de apropiarnos de nada que no nos  sea ofrecido, cultivando la austeridad, el contentamiento y la  sobriedad. 3.-  Vivir una vida fundada en el reconocimiento del otro y la  realización de una conducta que no lo utilice para el propio  disfrute, para el propio placer. Encontrándonos con cada ser  con respeto, absteniéndonos de una sexualidad sin amor.  Amar y respetar el propio cuerpo y el de todo ser cultivando  la empatía, el altruismo, la verdad, la justicia y el respeto. 4.-  Vivir una vida fundada en el reconocimiento y la  rea

Recitación de los Sutras.

  RECITACIÓN DE LOS SUTRAS A través del enlace podeis acceder a la web de la Asociación Budista Zen de Europa (Maestro Roland Yuno Rech) Ahí podreis escuchar diferentes Sutras, tal como son interpretados en el  Templo Zen Gyobutsu-Ji de Niza.   https://www.abzen.eu/es/ensenanza/en-pra-ctica/2723-le-chant-des-sutra-es Grabaciones realizadas en el Templo Zen Gyobutsu-Ji de Niza (F) bajo la supervisión y participación de: Roland Yuno Rech, maestro zen Antoine Charlot, cantante de ópera  Michel Fabra, formado como Ino en Japón 

Las doce causas de interdependencia (7) - Roland Yuno Rech

Imagen
  La consciencia Cuando en zazen, nos concentramos en la postura y la respiración, la agitación mental se calma, no seguimos los pensamientos y la conciencia hishiryo , sin entretener los pensamientos, sin apegarnos a ellos, sin   tampoco odiarlos o rechazarlos. Es la conciencia que no se identifica con nada, libre de todo condicionamiento. En el encadenamiento de las doce causas interdependientes, la conciencia es el tercer eslabón de la cadena. Condicionadas por la ignorancia nuestras fabricaciones mentales condicionan a su vez la conciencia. La conciencia no está separada de los otros componentes de nuestra existencia. No hay una conciencia en sí, autónoma, es siempre una conciencia de algo , por ejemplo, con respecto a las percepciones de los sentidos. Tenemos conciencia de ver algo, una forma ante nosotros, sentir un olor, oír sonidos, gustar un sabor, sentir un perfume. También tenemos conciencia de pensamientos que aparecen. La conciencia participa de nuestra relación con el

Las doce causas de interdependencia (6) - Roland Yuno Rech

Imagen
Las fabricaciones mentales En zazen, enseñamos a menudo a no seguir las fabricaciones mentales. Las fabricaciones son el segundo anillo de la cadena de interdependencia. Durante zazen no seguimos los pensamientos y abandonamos toda intención, tanto las buenas como las malas. Incluso la intención de realizar el despertar. No buscamos utilizar zazen para algo, sencillamente hacemos zazen aquí y ahora. Finalmente dejamos hacer zazen más allá de uno mismo, más allá de las intenciones.   A partir del desconocimiento de la verdadera naturaleza de nuestra existencia, tenemos tendencia a producir todo tipo de intenciones. Las intenciones de las acciones pueden concernir a la mente, la palabra, el cuerpo, son lo que da valor a las acciones. Por ejemplo, si tenemos intención de hacer un fuse , un don, para obtener un buen mérito o reconocimiento, esa intención egoísta, impura, reduce completamente el mérito de ese fuse. Las intenciones son lo que crea el karma. Antes de actuar, es importa

Las doce causas de interdependencia (5) - Roland Yuno Rech

Imagen
La ignorancia Durante zazen, no nos contentamos con concentrarnos en la postura, en la respiración. Es importante observarse uno mismo, observar lo que pasa durante zazen, observar con mente clara la concentración que nos permite iluminar nuestra ignorancia. En el círculo de las doce causas interdependientes, el Buda consideraba, a menudo, que el punto de partida, teniendo en cuenta que no hay punto de partida pues es un círculo, era la ignorancia. En otros momentos, enseñaba que era la avidez, el deseo. A veces, empezaba su exposición por las fabricaciones mentales. Lo importante es comprender la interdependencia. La ignorancia significa no comprenderse a uno mismo; por ejemplo, tomando por permanente lo que es impermanente, o tomando por un ego sustancial lo que no es más que una construcción mental. La ignorancia no es solamente ignorar la enseñanza de Buda, las cuatro nobles verdades, es también engañarse a sí mismo. La ignorancia es lo que nos impide vivir en armonía con